jueves, 29 de septiembre de 2011

Un puñado de letras juntas.

 
Un puñado de letras juntas.
Es increíble, a veces, cómo un puñado de letras juntas pueden abocar al lector a un sublime estado de ausencia y concentración extrema para imaginar, con total nitidez, una película mental. Por otro lado, me impresiona que ese mismo puñado de letras, pueda originar una reacción bien distinta en otro lector. No tiene porqué gustarle a todo el mundo, eso está claro, y nuestro bendito refranero, lo aclara todavía mejor cuando dice: “Para gustos, colores.”
Pero es que, en cierto grado, no deja de sorprenderme y me pregunto a menudo: ¿Cómo es posible? ¿Cómo ha podido este tío gustar a tanta gente y, en cambio, hay otro grupo bien numeroso que lo odia a muerte, o, simplemente, lo detesta?

Una de las respuestas que alguna vez han pasado por mi cabeza, es la posibilidad que cabe de que esa historia es de las que llegan, de las que te marcan o te desmarcan, una simple historia de una vida cotidiana, o una historia tan cruel, que te produce aprensión al leerla, pero el caso, es que no deja indiferente a nadie.
Sé que por ahí, en lugares desconocidos, hay escritores muy habilidosos a la hora de fabricar un texto perfecto, pero, también sé, que algunos de esos escritores tan habilidosos se encuentran con un sentimiento funesto hacia, prácticamente, todo escritor novel que logra triunfar, ya no triunfar, si no, alcanzar un pequeño logro.
En el tiempo que he ido por ahí, “ardacheando”, en grupos varios, he visto mil comentarios en contra de todo aquél que escribe por capricho, en contra de todo aquél que escribe porque le quiere contar al mundo lo ricas que están las lentejas de su abuela, y que lo hacen porque les sale de los cojones, ¿a caso no pueden hacerlo? ¿No deben? ¿Crees qué todo el que escribe debe ser como Zafón, Javier Sierra, Julia Navarro, Reverte, etc? ¿Piensan qué son los putos amos tan solo porque saben ejecutar un texto perfecto? Igual tienen el texto perfecto, pero igual, lo que les falta es echarle los cojones necesarios para contar algo que como poco, debería tener sentido para las vidas de los demás, que origine cierta controversia sentimental, sin dejar rastro de indiferencia. Si no son capaces, más les valdría escribir manuales para el Brico Dépot y demás, y dejen tranquilos a los que de verdad quieren contar algo. He oído críticas porque, “un tío que no sabe ni coger el lápiz, tiene 500 y pico seguidores”. ¿Y tú que eres, el puto Ken Follett?
Yo no soy nadie, ni pretendo serlo, y seguramente sea más malo que arrastrao en esto de escribir (aquí me juzgáis vosotros, si lo hiciera yo estaría muy feo, todo serían flores y aplausos, es lo que tiene quererse tanto a uno mismo), pero, una cosa sí que sé: No voy por ahí diciendo lo mierdas que son los que quieren escribir y quizá no logren hacerlo del todo bien, en ese caso les doy mi opinión y si puedo, les sugiero cómo hacerlo. Y si no me gusta lo que cuentan, a otra cosa mariposa. Pero NO, los voy a joder porque quieran expresarse, airarse, desfogarse o, en algún caso, exhibir sus penurias literarias.
Por favor, dejad de joder y pedid trabajo a Ikea y compañía, los manuales no se escriben solos, y ellos, sí que buscan perfección léxica, gramatical y tipográfica.
Sin ánimo de ofender, que os den por culo.



12 comentarios:

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo. Libre expresion poetica, sentimental que se yo.... debe existir. sin mas comentarios........... a seguir escribiendo. Un abrazo.

mientrasleo dijo...

Tienes razón, yo no sé escribir, leo. Juzgo en base a mis preferencias personales, pero hay que tener cuidado y no perder esa perspectiva. Hablamos de nuestras preferencias y no de lo que debe o no hacer el autor.Ni todos pueden ser Ken Follet ni a mi me gustaría que así fuera porque hay un momento para cada lectura y una edad para la que es escrito, tal vez no física pero si madurez y.. qué quieres que te diga.. sentarse un rato a leer como huele un frasco de colonia a muchos les puede sonar idiota pero llegó un tipo y escribió el perfume. Nunca se sabe, yo prefiero que no dejéis de escribir.
Un abrazo

Relatos de sal dijo...

*.*!! Rubrico todo lo afirmado por ti, Daniel. Hay demasiado pomposo por ahí que se cree el próximo premio nobel de literatura, por el hecho de haber escrito un solo libro. Y yo digo que no es escritor el que ha escrito un libro y lo ha publicado, sino el que escribe a diario y lo hace por placer, por le simple arte de la expresión escrita. Quizás una persona así jamás publique, pero para mí será más escritor que el que tenga un libro publicado, se jacte por ello, y lo utilice como arma arrojadiza contra quien no ha cumplido su sueño.
Un abrazo, y sigue escribiendo.
Francisco

Daniel Rubio dijo...

Por su puesto que voy a seguir escribiendo, no lo pongáis en duda, es más, todo el mundo debe seguir escribiendo.

Y, también, aclarar que a mí no me ha pasado nada en particular con nadie, pero esto es algo que voy viendo por ahí todos los días en contra de otros. Y es una injusticia que gente "perfecta" tenga que arremeter contra los que no lo son, en vez de coger y echarles una mano en mejorar.

Veo igual de injusto que se arremeta contra los best seller, no tiene, nadie, la obligación de gustar a todo el mundo, ni mucho menos, compartir la misma opinión. MENUDO COÑAZO SI FUERA ASÍ¡¡

Bocanegra dijo...

En una novela de Susan Sontag: The benefactor, hay un personaje (el negro en el mundo editorial) que le pregunta a otro (un escritor afamado de novelas); dice: "¿Escribes porque eres escritor o eres escritor porque escribes?" Es esta una cuestión fundamental en la que, según sea la respuesta,se obtiene el valor de escribir. ¿Qué se escribe o cómo se escribe? ¿Quién escribe, para quién y para qué escribe? Son otras cuestiones que llevarían a un largo y tedioso ensayo. En fin, Daniel, no pocas veces el valor de lo que se escribe está bajo una dinámica que se hace entre el lector del texto- el texto mismo y quien escribio tal texto.

Saludos

Daniel Rubio dijo...

Grande tu aportación Bocanegra. Sin duda, estas cuestiones no encontrarán su fin, eso es cierto y, creo, en cierto modo, normal, pero nunca aguantaré a aquel que critica el trabajo de los demás, tan solo, porque no es capaz de ejecutar un texto, no lo soporto. ¿No es más fácil decirle qué debe corregir para que vaya mejorando? Al menos, después, depende del que va a escribir corregirse.

Perro Gemelo dijo...

Menudo cabreo! y bien diluido compadre. Al parecer tus musas vienen cuando se te sube la sangre, yo que tú me daría esos cabreos con más frecuencia ...
Y de lo que has escrito uno sólo puede firmar cada palabra.

Sigue así, campeón

Anónimo dijo...

"¿No es más fácil decirle qué debe corregir para que vaya mejorando?", tú escribes... tal vez es lo más fácil pero no lo mejor: quien no sabe escribir hay que decírselo pues en el vouyerismo que existe en internet (facebook etc.) el hambriento de reconocimiento se agarra de todo para conseguir ese anciado "me gusta" o aún mejor ese comentario cliché de: precioso, impactante, crudo etc. Estoy seguro que si me pongo a criticar tu escritura, muy mediocre y superficial mi opinión luego de leer estanislao, inmediatamente me remitirías a "un regalo para mi madre." Haber sufrido NO hace al artísta y buscar la lástima para que nadie se atreva a criticarte es cosa de cobardes.

Daniel Rubio dijo...

En respuesta a tu primera pregunta, sí, lo mejor es decirle dónde falla para que siga mejorando, por supuesto. Pero también, hay que tener mucho tacto a la hora de decirlo, pienso que lo mejor sería decirle, esto no me cuadra o esto yo lo haría así por esto, no coger y comenzar a decirle lo mierda que es a la primera de cambio si, en algún momento, el que ha escrito algo piensa que lo ha hecho bien por algún motivo.

En cuanto la afirmación que haces sobre mí en lo de desviar a nadie a un regalo para mi madre, en ningún momento lo haría para que nadie me diera palmaditas en la espalda, es simplemente un trocito de mi vida. Nada más, seguro que por ahí hay personas que han sufrido mucho más. Y LO QUE ES DE COBARDES, ES AFIRMAR COSAS SOBRE GENTE QUE NO CONOCES Y PONER UNA FIRMA ANÓNIMA.

Tu opinión es que mi escritura es muy mediocre, me alegra saberlo, eso quiere decir que tendré que mejorar y mucho, para mi propio disfrute, y si alguien se quiere venir conmigo, BIENVENIDO.

Y, supongo, que tú eres uno de los que se han dado por aludido cuando he dicho "que os den por culo".De otro modo, no comprendo tu ataque hacia mi persona, a mi escritura lo entiendo, es lo que te parece, es tu opinión y la respeto. Bendito refranero: "Para gustos, colores"

Un saludo y mucha suerte.

Anónimo dijo...

acabo de leerlos todos y me parece que escribe bien, no sera Vargas Llosa, pero lo hace muy bien cuenta historias bastante agradables y creo que su prosa es mucho más que aceptable.

Suerte y sigue escribiendo.

Marcos DK dijo...

Siempre he creído que detrás de esos ataques despiadados de los "Borges de secano" hacia los escritores menos talentosos, está el miedo a que cuantos más de ellos consigan algún "me gusta" o alguna aprobación, del tipo que sea, más patético resulta su propio fracaso.

Escribir es un acto que nos hace humanos; la soberbia un defecto de nuestra humanidad.

Miguel Angel Zambrano dijo...

Cómo me jode que los cobardes se escondan para criticar a los demás e incluso meterse con una persona que está disfrutando con lo que hace, bueno o malo, mejor o peor.esto no es nuestra profesión, yo soy ebanista, y si veo a alguien que intenta montar un puto mueble del ikea, no me río de él ni le digo vaya mierda que vas a sacar de ahí, cómo yo se montarlo le diré pues házlo así o de la otra manera y te saldrá mejor.y sin esconderse, hombre, que queda muy feo

Publicar un comentario en la entrada

Me gustaría saber qué opinas de mi texto, ¿te animas?