sábado, 2 de agosto de 2014

Yo opino, tú opinas, él opina y los demás plantan pinos.




  "El fenómeno Opinión-Pública no es estático; cambia y se modifica junto a otros factores, y permanece siempre influenciado por diferentes elementos e interrelaciones que existen entre cada uno de ellos... sujeto a la transformación informativa y la alteración de la Historia". 

Raúl Rivadeneira.
“el fenómeno Opinión pública no es estático; cambia y se modifica junto a otros factores, y permanece siempre influenciado por diferentes elementos e interrelaciones que existen entre cada uno de ellos. Consecuentemente, resulta siempre descriptible y comprensible como producto sujeto a la transformación informativa y a la alteración de la historia”.

Más información: http://www.radiorebelde.cu/noticia/por-una-opinion-publica-mejor-informada-educada-20110302/[/url]
Copyright Radio Rebelde © radiorebelde.cu
“el fenómeno Opinión pública no es estático; cambia y se modifica junto a otros factores, y permanece siempre influenciado por diferentes elementos e interrelaciones que existen entre cada uno de ellos. Consecuentemente, resulta siempre descriptible y comprensible como producto sujeto a la transformación informativa y a la alteración de la historia”.

Más información: http://www.radiorebelde.cu/noticia/por-una-opinion-publica-mejor-informada-educada-20110302/[/url]
Copyright Radio Rebelde © radiorebelde.cu


     


          Somos idiotas de los pies a la cabeza. Ceporros sin remedio y algunas veces somos gilipollas.

          Dar tu opinión no es fácil, nunca lo ha sido y dudo que algún día consigamos dar nuestra opinión más sincera mucho más allá de nuestro pequeño e íntimo círculo. Y por eso somos unos idiotas enceporrados que rozan la gilipollez. Además, aquí también interviene la hipocresía de la que tanto y tantos se quejan en redes sociales, sobre todo cuando hablamos de Censura.

          Uno de los motivos por los que digo todo esto es por la reciente avalancha de opiniones sobre la guerra de Gaza. No hay ni una sóla opinión que no esté condicionada. A decir verdad, sí la hay, he leído una en Facebook que iba un poco más allá del conflicto armado. Pero lo curioso no es eso, lo curioso es que después, en privado, o en algunos foros donde se puede disfrutar de un poco de intimidad (anonimato), la gente sí dice lo que piensa al 100% al respecto, y más curioso me resulta todavía que cuando leo sus post protesta de Facebook omiten la mitad de todo lo que te dicen en privado, ¿y sabéis por qué? Porque decir ciertas cosas no es popular. Querer llevar un problema en público un tanto más allá de lo que nos muestra la prensa o nos hagan creer los de un bando u otro, puede levantar ampollas. Pero las ampollas se curan, y si tienes razón en lo que dices, el tiempo es quien te pondrá en su sitio al igual que si no la tienes. Nos puede el miedo y callamos, caemos en la tan mal mirada Censura pero en la versión cutre de la Autocensura. Somos gilipollas.

          Luego está la peor versión de lo que te puedes encontrar por ahí: Los hipócritas que no saben lo que son porque no se han parado a pensar que lo son. Éstos jamás darán su opinión, se dedicarán a gritar al son del viento que mece la bandera y te aporrearán con mil eslogan para que te unas a su causa. Te pedirán la paz absoluta y al siguiente post están pidiendo que armen a los que no están armados... cuando lees eso la cabeza te da un vuelco y te preguntas: ¿La paz viene con más tiros y más violencia? ¿Qué pide este tío? En serio, eso necesito que se me aclare porque no entiendo lo que quiere si paz o más guerra.

          No, eso no era la peor versión, la peor versión es todo aquél que escucha la opinión ajena como si fuese un ataque directo sin meditar qué parte de razón puede tener. Es el que se da por aludido con cada palabra aunque sepa que no va con él, o crea que no va con él y entonces, en vez de debatir, la conversación se transforma en una discusión. Tú más; yo no; tú sí; pues te doy un tortazo; ahora te devuelvo dos; yo te pincho con el tenedor; pues yo saco mi pistola; y yo te tiro una bomba...

          Y al igual que he especulado poniendo ejemplos con el asunto de Gaza, podría poner otros distintos. Podríamos hablar de fútbol, de Literatura o de mi abuela, da lo mismo porque nunca van a ser sinceros ni con ellos mismos. Unos lo hacen porque necesitan seguir la corriente de las protestas; otros lo hacen porque lo fácil es opinar sin ahondar demasiado vaya a ser que alguien se moleste conmigo y la tengamos; otros porque buscan el aplauso fácil; y otros simplemente porque están subidos al carro de los intereses y no les interesa que nadie sepa lo que de verdad piensa al respecto y van bailando las aguas como pueden.

         No sé, dar una opinión es algo muy jodido, pero no podemos cambiar de opinión si la opinión de otros está construida con clichés, por lo que el problema persiste. Y es que una opinión, a veces, es la solución cuando ésta va más allá de lo que de verdad se muestra.

         ¡Qué jodido es dar una opinión y que nadie te aniquile después!


         Nota:

         No he dado en ningún momento mi opinión al respecto de Gaza, por lo que si alguno se molesta porque la utilizo de ejemplo, se tendrá que joder porque aquí no voy a hablar de ello, si quiere mi opinión al respecto, abrimos nuevo hilo y debatimos. Aquí he venido a opinar sobre opinadores.